jueves, 28 de abril de 2011

¡Silencio! No molestar

Quizá no somos conscientes de lo que nos supone estar sometidos a diario a innumerables fuentes de ruido. Desde los ruidos más habituales como el tráfico o los electrodomésticos hasta otros que puden ser temporales como las obras o las fiestas.

No es de extrañar entonces que la Organización Mundial de la Salud haya determinado al ruido como uno de los factores más perjudiciales para la salud.

Este miércoles día 27 de abril se ha celebrado el Día Internacional de la Concienciación sobre el ruido, un factor ambiental importantísimo para el bienestar de las personas.

Si al ser humano le afecta el ruido que él mismo genera, pensemos por un instante lo que puede suponer el ruido en un espacio natural, donde existen gran cantidad de especies vulnerables a las actuaciones humanas, y especialmente sensibles al ruido.


Nos trasladamos por ejemplo al Parque Nacional de Doñana, donde todos los años se celebra una romería multitudinaria con ánimo de fiesta hasta altas horas de la madrugada y durante todo el día. Un ruido tan poco apropiado para una época de cría en un entorno donde habitan especies protegidas como el águila imperial o el lince ibérico. Esta fiesta por supuesto que va ligada a otros problemas ambientales de los que trataremos otro día.

Es necesario tomarse mucho más en serio el problema del ruido y buscar soluciones que en definitiva nos den una mejor calidad de vida, también para el resto de seres vivos que comparten con nosotros este planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario