jueves, 8 de noviembre de 2012

picudo rojo, el terror de las palmeras



El picudo rojo es un coleóptero, un escarabajo originario del sudeste asiático que se ha extendido por gran parte del mundo. Es una de esas especies catalogadas como invasoras porque tiene una altísima capacidad de adaptación.
Fue detectado por primera vez en Andalucía en 1995, en Almuñécar, y hoy está presente por toda la geografía andaluza, y también por todo el país, así como por otros países de la cuenca mediterránea.
Para su desarrollo necesita a las palmeras, especialmente la palmera canaria Phoenix canariensis y la datilera Phoenix dactylifera. No suele atacar a las especies de Washingtonia.

¿Cómo es el picudo rojo?

Los adultos son escarabajos de entre 2 y 5 cm, de color rojizo y con un característico “pico” alargado. Debido a su aspecto físico recibe el nombre científico de Rhynchophorus ferrugineus y nombre vulgar: picudo rojo.

En la parte dorsal del tórax presenta manchas negras y en los élitros una serie de líneas oscuras. Los machos poseen unos pelos sobre el pico que los distinguen de las hembras.



Las hembras ponen entre 300 y 400 huevos, que son depositados en el tejido blando de las palmeras, no son fáciles de ver debido a su pequeño tamaño (1-2,5 mm).

Las larvas son de color blanquecino y pueden llegar a alcanzar los 5 cm en su último estadío. No tienen patas y tienen una cabeza muy gruesa de color marrón oscura con unas potentes mandíbulas, lo que la diferencia de la gallinita ciega (Melolontha melolonta). Es la fase larvaria la más agresiva con las plantas.


En su fase de pupa, el insecto se protege en un capullo cilíndrico, fabricado con las fibras de la palmera, que alcanza gran tamaño como puede observarse en la foto:


No es frecuente ver a estos insectos, ya que desarrollan su ciclo biológico en el interior de las palmeras. Los adultos sólo abandonan la planta cuando ya no les queda alimento y vuelan hacia otro ejemplar para colonizarlo.


¿Cómo podemos detectar si una palmera está infectada?

Depende de muchos factores que sea más o menos fácil saber si una palmera está infectada: tamaño de la planta, lugar donde se ha iniciado la infestación, grado de ataque,…

Lo que está claro es que si se observa algún individuo de estos sobre la planta, podemos estar prácticamente seguros de que la palmera ya está infectada.

Si la entrada de los insectos ha sido por la corona de la palmera, cerca del punto vegetativo, podemos observar hojas jóvenes (las más centrales) con foliolos comidos  con unas formas líneas muy características, como puede verse en las fotos:





En otras ocasiones el primer síntoma es la seca de hojas centrales.
Las hojas afectadas se caen muy fácilmente, con sólo tirar de ellas.

Si el ataque se produce a través de las podas o de heridas más exteriores, pueden apreciarse una serie de galerías donde instalan sus capullos, pueden verse las fibras dentro de esas galerías:


Otros síntomas:

  • Al acercarnos al tronco de la palmera podremos escuchar el ruido producido por las larvas alimentándose, se oye muy bien.

  • El olor a podrido que se desprende debido a la pudrición de los tejidos.


Si el problema es detectado a tiempo se podrá tratar la planta y se recuperará, pero en algunas ocasiones eso no es posible y la palmera muere.


¿Cuáles son los métodos de control?

Una detección a tiempo es primordial en el caso de infección. Existen tratamientos curativos que requieren el uso de productos químicos y en el caso de palmeras irrecuperables la única solución es el arranque y destrucción de todos los restos vegetales para evitar la propagación de los insectos a otros individuos sanos.

También se pueden realizar tratamientos preventivos, siempre siguiendo las normas establecidas por la Consejería de Medio Ambiente o el Ministerio de Medio Ambiente.

Como métodos indirectos para evitar la presencia e infección por estos escarabajos se recomienda evitar realizar nuevas plantaciones con las especies sensibles en las zonas afectadas y evitar en todo lo posible las heridas y las podas en los meses de mayor actividad de estos insectos (los meses fríos limitan la actividad del picudo rojo y es en esos meses cuando se debe aprovechar para las podas necesarias).

Toda la información relativa a tratamientos, normativa aplicable y más datos sobre el picudo rojo se puede consultar en este enlace.


Se recomienda también consultar la guía “10 pasos para el control del picudo en mi municipio”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario